Petroglifos

Con este vídeo inicio una nueva sección de la web dedicada a las rutas, experiencias, visitas, estudios y demás indagaciones realizadas junto a Petroglifos en Elche.

En nuestras salidas de campo intentamos conocer primero nosotros, analizar, divulgar y proteger diversas estructuras y elementos ya sean prehistóricas, antiguas o contemporáneas.

Pequeño resumen de algunos meses de trabajo de campo.

 

Sierra del Búho.
 
Es un tema que ya he hablado en ciertas ocasiones, no voy a profundizar, solo compartir unas instantáneas sobre el elemento al que llaman búho y del cual recibe el nombre está pequeña sierra con 8 puntales o crestas.
Quizás es la única formación geológica de aspecto “zoomorfos” que queda en la maltrecha sierra ilicitana. Lo de maltrecha es porque desde hace unas décadas a esta parte el nivel antrópico y de contaminación ha subido a otros niveles. Es la era de lo industrial a saco. Que le vamos hacer.
El búho sufrió ciertas extracciones a principios del s.XX en su cara Sur inferior. Junto a él hay un camino o vereda histórica conocido como “camino del cantal”, básicamente significa; camino de cantera.
Las imágenes como siempre digo, valen más que mil palabras. La foto 1 se observa al búho en la distancia, vigilante del pequeño valle encerrado hacia el Vinalopó, la foto 2 y 3 son ambas y diferentes perspectivas. Finalmente la 4 es el autor de las fotografías “@carlosmandrago ”, que subió a la base plana superior por unas marcas de agarre realizadas en la roca.
Desde luego hay muchos elementos que cuidar y proteger. Este es uno de ellos; el #buho
L’ Ombria del llomet y Racó de la Figuera borda.
 
Desde la Font de Ripoll siguiendo el barranco hacia dentro, se llega a una pequeña extensión llamada ”l’ ombria del llomet” , pero no entendemos muy bien, pues la zona no pinta de tener o ser un lugar con sombra, pues esto quiere decir al castellano su topónimo “ la sombra del lomito”.
Corregirme si me equivoco en la traducción del valenciano.
El caso es que llegamos a la cabecera de dicho barranco y lo dicho, a parte de una espectacular formación de tolls y erosión de las rocas, allí no hay sombra y a saber qué es o era un lomito, que entendemos que es el diminutivo de lomo.
Quizás esta referencia al “lomito” sea la de una notable crestería de roca en la parte más alta de la cabezera.
Pero lo mismo, corregir si me equivoco y sabéis de su significado.
Seguidamente, desde esta zona más elevada y sin apenas dificultad, se puede acceder a otro pequeño barranco que llevaría al Racó de la Figuera borda. El problema reside en que justo en la parte donde arrancaría el principio del Racó de la Figuera borda encontramos un corte o pared con unos cinco metros aproximadamente de verticalidad. Se podría bajar haciendo uso del rápel, pero no es cuestión de hacer esta actividad. Otro día vendremos a esta zona del Racó de la Figuera borda desde otro punto.
Seguidamente, subiendo este barranco desde su inicio, se encuentra otra cima desde donde es visible de frente la Sierra de la Pinyolenca, Tabayá, zona del cau, todo esto por encima del Racó de la morera. Al final de esta elevación se observa un desprendimiento de la roca que recuerda a la “mano del pantano” o “picha del moro” ( nos quedamos con la primera definición) que básicamente es una parte rocosa de pared de la sierra del Murón que da hacia el embalse del pantano.
Como no encontramos topónimo para este lugar lo hemos llamado “el puntal de la sima”, pues encontramos dos cavidades menores que pueden que comuniquen entre sí y notamos la presencia de corriente algo más cálida que la del exterior. Posiblemente una sima.
Seguiremos averiguando el por qué de algunos nombres. Si alguien sabe a qué se debe l ‘ombria del llomet , pues adelante.
Puntal Gros. Serra de Pedreres.

Subida al puntal Gross, situado al Norte de la Serra de Pedreres.
Cerca de donde se inicia el barranco de San Antonio, encontramos un camino o trinchera sepultada. Allí se inicia una cresta escarpada con varios frentes de talla y derruidos de cantera que sube a la Serra de Pedreres. Situándonos hacia su Norte y pasando por un marcado sendero que bordea varias canteras de factoria moderna, llegamos al puntal Gross.
Por supuesto es una zona muy machacada por el hombre, pero que no deja de tener cierta relevancia por su situación estratégica. Desde allí se controla un cruce de varios senderos que portaban a las gentes a diferentes localidades como: Monforte del Cid , Santa Pola, Aspe o Elche.

También se observa la Serra del Ferriol, fondet del Ferriol, Tabaia en su cara Este y parte de la Serra dels cremats y la magnífica vista de Font Calent entre otros.

A parte hemos podido ver dos cazoletas o petroglifos. Uno con canalillo y otro de tipología triangular (son escasas) que marca el Este en su extremo más distal.
Probablemente guarden relación con canteras, o no.
Cómo dice el dicho; que fue antes, el huevo o la gallina??

Ferriol. La vall de les besties.

Tan conocida y desconocida al mismo tiempo. Una de las zonas rurales del norte del término de Elche que guarda rincones sorprendentes. De esta zona sabemos de su gran potencial en canteras y frentes de tallas, de una de ellas se dice que salió la piedra para la basílica de Santa Maria, también que guarda algunas de las canteras de tiempos ibéricos y que han sobrevivido a otras modernas.
Lugar de minas, de curiosidades como las famosas esculturas de la zona del Cau, de paisajes áridos que recuerdan al norte de África y también de petroglifos.
Pero de incógnitas, una de ellas, la del topónimo de “La vall de les besties”. Porqué ese nombre? No lo sabemos. El sentido común invita a pensar en bestias domésticas que pastaban por el valle hacia el Castellar, pero se ha preguntado a lugareños de la zona y desconocen el sentido de esa zona de la vall de les besties, nunca lo han oído, pero así lo indica el nomenclátor toponomico.
Si alguien sabe algo le invitamos a hablar 

1° survival Ilici vivac realizado con éxito.

Con solo un saco de dormir, una linterna y algo de comer estuvimos pernoctando en un extremo de la sierra de Covetes, en la partida de Saladas y próximo al fondet dels Pinyols.
La idea era hacerlo dentro de una covacha como lo hacían los que allí habitaron alguna vez, pero no se pudo, la covacha desprendía calor (mejor al invierno), así que subimos a una zona plana y elevada. Donde con suerte, sin querer, descubrimos una curiosa inscultura en forma de V.
Por lo general, noche de estrellas, buena panorámica y una experiencia que repetiremos sin duda.

Sierra de les Covetes, zona Este.


El pasado día 24 nos propusimos hacer un vivac en plena naturaleza. Para ello elegimos la sierra de les Covetes en la cara Este. La idea era pasar una noche en un abrigo que mide una media de 50m de largo. Finalmente por el calor que desprendía dicho abrigo, por su exposición de cara al sol durante el día, decidimos dormir en la parte más elevada, sobre las covachas, con una amplia visibilidad de la panorámica y con las estrellas como techo.
Para mayor sorpresa fue encontrar unos canalillos o insculturas en forma de U o V en mitad de todo aquello.

Sierra Negra Macho, Aspe.

Como se dice por ahí…a la tercera va la vencida. Gracias a Mundo Curioso Elche por fin hemos podido subir a la covacha o abrigo que está en uno de los extremos de la sierra negra macho. Las otras dos ocasiones anteriores fue imposible por el tiempo y lo difícil que se va poniendo la cosa conforme subes; más inclinación y un terreno de grava que más vale tener un calzado que agarre.

La sierra negra macho ( no entendemos este topónimo peculiar) se sitúa en el linde entre Elche y Aspe. Al norte del término ilicitano. Dentro del paraje de los Algezares. Flanqueada al sur por el Castellar de morera y al norte por el Tabayá. También se encuentra cerca otras zonas de lugares peculiares como “el rincón oscuro” o la conocida Pinyolenca que pronto visitaremos.
Está singular sierra , es una sierra menor, pero que tiene una cresta escarpada y elevada en algunos puntos y que presenta cierta dificultad al ser estrecha en su base.
De momento hemos subido a la única covacha visible desde el sendero y poder tomar algunas fotos y hacer observaciones.
Está covacha está orientada al Oeste y es totalmente paralela a la sierra de 3 hermanas y se visibiliza el Tabayá, como puntos principales de interés. Su posición es apta para su total control de la cola del pantano, gran parte de Algezares o lo que es lo mismo; la zona conocida como “el cuenco”, que abarcaría todos estos sitios.
Otro dato a aportar es lo poco alterado en que se encuentra está covacha. Sin basuras, pintadas, grabados ni cartuchos de escopeta. Probablemente por su dificultad no se han complicado en subir. Lo cual es una buena señal.

Font de la Pinyolenca, Elche.

Nuestro objetivo no era encontrar la Font de la Pinyolenca, era encontrar la zona denominada como “el rincón oscuro”, ya dentro del término de Aspe.
Por supuesto, no íbamos a dejar de visitar este curioso lugar bien escondido, con una pequeña casa o caseta ya destartalada, con cierto orden de su estropeado mobiliario.
Hay quien ante tal abandono visita el lugar a saber ante que circunstancias.
Junto a la caseta se sitúa una balsa rectangular que conecta con la fuente situada hacia el interior de la pared de la sierra. Desconocemos su profundidad. Se observa una escalera de construcción estrecha situada ante la pared izquierda de la balsa y que se pierda en la oscura agua. Tiene aspecto de que alguna vez aquello estuvo con alambrada y quizás cubierto.
Finalmente, después de visitar este lugar de pasada, dirigimos nuestros pasos en busca de senderos que nos colocarán en buen camino hacia Rincón Oscuro. No fue así. Subimos antes de tiempo por Tabayá en la zona frente a “sierra negra macho” y una vez allí arriba con unas vistas impresionantes, nos dimos cuenta que para acceder a Rincón Oscuro se tiene que hacer por bajo, por mitad de un barranco que conecta con aquella zona.
La peculiaridad de Rincón Oscuro es su difícil acceso y por contener cierto vergel dentro de lo que parece un microclima, además es un lugar donde parece que da bastante la sombra del Tabayá. Todo esto nos dimos cuenta desde las alturas, donde también a lo lejos pudimos grabar al grupo de cabras salvajes que aparece en el vídeo.
Así que este lugar queda aparcado para otra salida.

Font de Ripoll.

Aquí el resumen de la jornada de ayer por la zona conocida como la fuente de Ripoll.
En un principio nuestros pasos se dirigían hacia otro lugar, pero finalmente hicimos una parada en la Font de Ripoll para saber de su estado.
Situada en un extremo de una casa abandonada, que como otras recibe visitas esporádicas de gentes, algunas con buenas y otras con malas intenciones ( por el destrozo). Esta casa está rodeada por bancales de piedra en seco, configurados para evitar la erosión natural del terreno y de paso plantar algo. Testigo de aquello, son algunos ejemplos de árboles y plantas que al parecer siguen allí creciendo. Probablemente, la casa fue construida entre las décadas de los 60,70. Pero la idea de abancalamiento viene en algunos lugares desde finales del sXIX y principios del XX. Quizás aquí también y el origen de la casa sea algo más antigua.

Lo que si parece algo más antiguo, es el pozo, o como se denomina el topónimo “La font de Ripoll”. Está fuente o pozo circular y empedrada ha sufrido cierta rutura en su frontal y la desaparición de su techumbre.
En su interior encontramos un pequeño manantial del cual sigue brotando agua. Agua limpia, pura y cristalina.
Desde luego se puede considerar como “oro” el tener una fuente así, en un terreno árido y de humedad. A tan poca distancia de la zona de la presa del pantano. Lástima que no esté su situación controlada y regulada, pues seguro que es de alguien o a saber. El caso es que sería un atractivo para el lugar.
Un poco más a bajo encontramos una balsa de la cual desconocemos su profundidad. Lo que si sabemos,es que a mediación de un grifo se sigue llenando desde el pozo. Todo alrededor de la casa, balsa y pozo, parece un vergel de microclima. Quizás tengamos bajo tierra una beta de agua de la cual todavía queden años de vida.
Otro dato para aportar, fue que dentro del pozo se encontró el chasis de una motocicleta. Lo cual procedimos a su extracción, puesta en conocimiento de la policía local y colocada en lugar seguro para su recogida.
Debemos de preservar la naturaleza ante todo. Es nuestro legado.

Una vez finalizado nuestra tarea de examinar dicho pozo, partimos para ver el barranco que transcurre frente a la casa. La zona baja te lleva directamente hacia la casa hidroeléctrica de la presa del pantano. Se sitúa justo entre lo que era el merendero de Itusa y la falda Sur del Castellar. La zona es dantesca. Cantidad de escombros han caído de la zona del vertedero abandonado. Dañando así el paisaje. Sólo es perceptible y conservado en buen estado una zona que debería de ser de interés geológico o como mínimo colocar como punto de interés en la ruta del sendero del pantano, por contener una curiosa y lograda formación geológica denominada erosión alveolar. En mi opinión.

Por contra, en la zona alta del barranco todo es más natural y con vistas espectaculares, pero tuvimos que parar la exploración del terreno por encontrarnos a escasos 30m de distancia un ejemplar de jabalí que salió de entre los arbustos. Nunca en todos estos años habíamos visto uno. Sabíamos de la presencia de ellos y más en este último año.
Sin lugar a dudas fue toda una sorpresa.

Desde luego fue una jornada completa.

Pozos y aljibes del Tabayá.

En esta salida tuvimos la ocasión de encontrarnos con Cándido. Uno de los escultores que todavía quedan en la zona conocida del Cau. Algunos les puede molestar su trabajo y a otros no, en este tema no nos metemos.
Después de mostrarnos su último trabajo, un relieve en piedra que conmemora el trabajo y esfuerzo que sufrieron los sanitari@s al principio ( y todavía) del confinamiento por covid-19 y de comunicarnos que ya no continuará más, nos contó varias anécdotas de la zona. Toda una memoria viva. También nos contó la situación de un pozo y dos aljibes. De lo peligroso que son estos dos últimos.
Gracias a sus referencias pudimos encontrar uno de esos aljibes ( este no lo conocíamos) que todavía contiene agua y que es un peligro por situarse en una zona de paso de senderismo, por donde deportistas y familias pasan los fines de semana. Su estado puede acabar en una desgracia. Tiene una altura de cuatro metros y una profundidad de al menos otro metro. Desconocemos el tamaño ocupacional de este aljibe. Te puedes quedar atrapado sin posibilidad de trepar.

El otro aljibe que ya conocíamos era el del Corralet del Tabayá. Creado para abastecer a las personas moradores del Corralet. Tiene un gran volumen para haber almacenado gran cantidad de agua. También presenta un peligro, incluso más que el anterior. Con una altura de cuatro metros y un tamaño de al menos cinco metros, con paredes lisas, no hay por donde subir en caso de caer. El peligro aumenta al encontrarse en un lugar alejado y todavía menos frecuentado por senderistas o deportistas de la montaña.

Ambos aljibes deberían estar sellados con barrotes y señalizados para indicación de las personas. De momento hemos procedido a denunciar está situación del estado de estos dos elementos a la policía local de Elche.

Por cosas así es mejor ir acompañado al campo y si no es así, indicar a alguien en qué zona vas a estar.

Racó de la Palera

Hay muchos rincones; Verona, la morera, Baladres o rincón oscuro. Todos tienen algo diferente y a la vez particular, como es el caso del Racó de la Palera, cuya particularidad es su estrecho y elevado paisaje de alturas.
Totalmente árido y de rocas castigadas por la erosión que no deja tregua ni a las canteras de época más reciente que allí descansan como colosos de grandes paredes verticales.

Cada cantera está unida por un recorrido de piedra seca que construía en armonía un largo pasillo por donde los canteros de diferentes épocas transcurrían en su peligrosa labor. Muelles de carga, muros de bancales, paredes de presillas o estructuras hidráulicas también perecen allí en el más absoluto olvido en un cementerio de piedras colocadas y descolocadas de su lugar de origen.

Racó de la Palera tiene un significado que quizás la referencia sea la planta de hoja ancha y familiar del cactus, pero allí no hemos visto ni rastro de esta planta. Otro significado pudiera ser ; personas cuyo oficio es desaguar tierras bajas y húmedas.
Y desaguar quiere decir: Extraer, echar el agua de un sitio o lugar. Dicho de un recipiente o de una concavidad: Dar salida a las aguas que contiene.
Pues tiene pinta que allí se dedicaban a algo más que a la cantería, quizás a la captación de agua, si nos atenemos a su proximidad al Racó de morera que según cuentan hace tiempo fue un vergel debido a los manantiales que tuvo una vez.
Otro raro hallazgo es el encuentro casual de lo que parece un petroglifo cuadrangular con doble canalillo trabajado en sección de “u” y con cierto deterioro. Totalmente orientadas sus esquinas o ángulos con los puntos cardinales. Localizada en una de las zonas más elevadas sobre una cresta de montaña y alejada de los frentes de cantera.
Señal para orientarte en un pasado remoto o quizás otro significado. Por esto se puso la guinda del pastel en el Racó de Palera. Volveremos sin duda.

Saladas, partida rural de Elche.
 
En algún punto entre la Serra de les Covetes y de Ripoll, se encuentra la cueva del Pitarro. No tuvimos suerte, ni rastro. Pero no nos fuimos con las manos vacías. Encontramos el qanat o mina que abastecía una finca kms más abajo y sus tres pozos.
También pudimos observar muretes de piedra seca, supuestas carriladas ibéricas que cumplen el metro veinte entre eje y eje, una construcción improvisa de ermita realizada por el dueño de las tierras.
Finalmente, encontramos una cueva, otra, la cueva del ermitaño. Curiosa anécdota contada por el amable señor de la propiedad y que pronto contaremos.